Si la ventaja principal de un smartwatch es que puedes llevártelo contigo a cualquier lugar, ¿qué sentido tiene si no puedes llevarlo puesto cuando te duchas, vas a la piscina o caminas bajo la lluvia? Como muchos otros usuarios del Apple Watch, es probable que te hayas planteado si puedes llevarlo mientras te duchas.

Si tienes el Apple Watch Series 2 o más reciente, la respuesta es sí. Solo tienes que asegurarte de mantener el dispositivo a salvo del champú, el jabón, las saunas, las lociones corporales, el acondicionador de cualquier tipo y el agua jabonosa (y algunas otras cosas y lugares, como te explicaremos más adelante).

Nivel de seguridad del Apple Watch dentro del agua y frente a la humedad

Todos los modelos del Apple Watch de la generación o series 1 a 7 son resistentes al agua y a las salpicaduras en distintos grados. Aunque los modelos de la primera y la segunda generación son resistentes al agua hasta 30 minutos a 1 metro (3,3 pies) y a 50 metros (164 pies) de agua respectivamente, se aconseja evitar sumergirlos en aguas poco profundas o profundas en la medida de lo posible. Tanto las variantes de la Serie 1 como de la Serie 2 del Apple Watch no son aptos para la natación, por lo que no se aconseja utilizarlos siquiera para una vuelta rápida por la piscina. 

Dejando a un lado las dos primeras versiones, todos los demás modelos del smartwatch son resistentes al agua hasta 50 metros y aptos para la natación. Además, las series 2-7 contienen la función Bloqueo acuático, que bloquea la pantalla durante el baño. Como resultado, se elimina la posibilidad de que puedas golpear accidentalmente la pantalla del Apple Watch. Al terminar de nadar puedes girar la corona digital en el lateral del dispositivo para eliminar los posibles restos de agua que hayan quedado dentro.

La buena noticia es que tanto si tienes un Apple Watch Series 2 como un Series 7, están diseñados para resistir la ducha. En el caso del Apple Watch Series 1, sin embargo, recomendamos mantenerlo alejado del agua.

Lo que debes saber sobre los accesorios resistentes al agua

¿Alguna vez has utilizado los términos «resistente al agua» e «impermeable» como sinónimos? Si la respuesta es sí, debes saber que en realidad se trata de dos conceptos diferentes. La diferencia entre ambos es que, tal y como su nombre indica, un accesorio o wearable impermeable es inmune al agua y puede funcionar con normalidad incluso después de haber estado totalmente sumergido. Por otro lado, un wearable resistente al agua puede evitar la que el agua se filtre en su interior durante un tiempo, pero no podrá evitarlo completamente, y nunca si se superan la profundidad y el nivel de presión especificados.

Gracias a años de investigación y un incesante perfeccionamiento por parte de los fabricantes, los wearables modernos, que antes se consideraban intrínsecamente delicados y propensos a sufrir daños, se han convertido en dispositivos bastante duraderos. La mayoría de los smartwatches son probablemente resistentes al agua y repelen la mayoría de los líquidos no corrosivos. Tomemos como ejemplo el Apple Watch: cada generación del dispositivo se ha mejorado progresivamente para resistir la filtración del agua con mayor eficacia que su inmediato predecesor. Se ha diseñado para resistir un uso exigente y una exposición frecuente al agua.

Saber cuáles son las limitaciones de tu Apple Watch con respecto al agua y la humedad puede resultarte útil si eres de las personas que lo utilizan a diario, sobre todo porque sus limitaciones variarán según la generación a la que pertenezcan.

Cosas que no debes hacer cuando llevas puesto el Apple Watch 

Tu dispositivo es resistente al agua y a otras entidades externas, aunque no invulnerable. Para proteger el Apple Watch, debes evitar exponer el dispositivo a disolventes químicos, soluciones corrosivas, ácidos, alimentos ácidos, crema solar, aceite, repelentes de insectos, tintes para el cabello y detergentes. Además, la resistencia al agua del dispositivo mermará si se utiliza en actividades acuáticas de alta velocidad como el puenting, el patinaje acuático de alta velocidad, el esquí acuático y el buceo a grandes profundidades. Del mismo modo, como ya se ha especificado, mantener el smartwatch encendido durante una sesión de sauna o sala de vapor puede dañar el dispositivo.

Comparativa del Apple Watch frente a otros dispositivos 

En lo que respecta a relojes inteligentes, existen alternativas de referencia de Samsung, Fitbit, Garmin y Fossil. Al igual que el último Apple Watch, estos smartwatches son aptos para la natación y resistentes a las salpicaduras, y también son resistentes al agua hasta 50 metros de profundidad y 5 atmósferas (ATM) de presión bajo el agua. 

Conclusión

Como respuesta a la pregunta que da título a este artículo, podemos decir que sí: sin duda puedes ducharte con tu Apple Watch (series 2 y variantes más recientes). La tecnología de resistencia al agua del dispositivo le permite funcionar eficazmente incluso después de la exposición a la lluvia y a aguas poco profundas. Así que la próxima vez que te duches con tu Apple Watch, no tienes de qué preocuparte; simplemente recuerda nuestras recomendaciones, especialmente sobre el champú y otros cosméticos. Trátalo con cuidado y no olvides que aunque sea resistente al agua, no es irrompible…

PREGUNTAS FRECUENTES

¿Puedo usar el Apple Watch SE en la ducha?

Puedes aplicar mismas reglas que hemos mencionado a tu Apple Watch SE. Puedes ducharte con él, también es resistente al agua, pero es necesario evitar el jabón, las lociones y otros perfumes que uses mientras te duchas. No es recomendable. 

¿Cómo activar la función Bloqueo acuático del Apple Watch?

Se recomienda activar la función Bloqueo acuático cuando nades con tu smartwatch. Puedes hacerlo dirigiéndote al Centro de control y pulsando el icono del agua. También se activará automáticamente cuando inicies una actividad de natación. 

Tras el ejercicio, puedes desactivar la función girando la corona digital. 

Artículos relacionados:
¿Por qué el Apple Watch no se llamó iWatch?

Founder & Chief Editor | + posts

Compré mi primer smartwatch en 2018 y desde entonces, siempre llevo uno puesto. A veces puede resultar frustrante recibir 100 notificaciones al día; por eso, es esencial que aprendamos a sacarles el mejor partido y a cómo utilizarlos para mejorar nuestro día a día, no al revés. Escribo sobre los smartwatches más recientes, creo una selección de favoritos y escribo guías útiles en las que explico los aspectos complicados de forma sencilla.